A Franco le faltaba un huevo, a Rajoy le faltan los dos  e Inés Arrimadas tiene dos pelotas

A los rojos les ha dado por decir que al Caudillo le faltaba un huevo desde hace muchos años. Triste reconocimiento de que con un huevo sobra para darles  para el pelo. Es algo que nosotros no sabemos y que, sinceramente,  nos trae sin cuidado.

Lo que ya nos importa más es la falta absoluta de huevos de Rajoy. Un problema que está haciendo sufrir enormemente a España y que la sitúa ante un futuro inmediato más que complicado tanto por lo que sucede en Cataluña como por lo que sucede en Vascongadas y Navarra y lo que hay preparado en Baleares, Valencia y, quizá, hasta en Galicia.

Vamos camino de la investidura de Torra gracias a la  excusa de Rajoy para tragar con el voto delegado de dos delincuentes huidos de la justicia: decir que el Gobierno español carece de legitimidad pasiva para interponer el correspondiente Recurso ante el Tribunal Constitucional es, simplemente, falsa y, si fuera cierta, que lo diga en una resolución el TC. Sólo el Recurso del Gobierno podía suspender de forma automática ese voto delegado amparado en la decisión torticera de la Mesa del Parlamento catalán. Simplemente Rajoy, y su falta de gónadas, determina que Marianito está deseando quitarse de encima el art. 155, lo que es tanto como decir que Marianito no tiene pelotas para gobernar.

Hay que agradecer a Inés Arrimadas sus palabras y su fuerza de ánimo, sus pelotas, infinitamente mayores a las del mierda de Rajoy, a la hora de contestar a Torra. Ahora, toca poner las pelotas sobre la mesa, retirar todo apoyo a Rajoy y a elecciones generales.

Sé el primero en comentar en "A Franco le faltaba un huevo, a Rajoy le faltan los dos  e Inés Arrimadas tiene dos pelotas"

Deja un comentario