La corbata del Rey es un mensaje político de una hostilidad sin precedentes. ¡Estos tíos están enfermos!

El Rey escogió para el partido de fútbol de la final de la Copa del Rey, una corbata blanca y roja, empezaron diciendo que eran los colores del Atlético de Madrid, puesto que Felipe sería aficionado de este equipo, posteriormente como eso les pareciera poca provocación, de repente cayeron en la cuenta de que esos eran los colores del Sevilla, y permisivos con el color amarillo de los reivindicativos aficionados del Barça, sin embargo no estaban dispuestos a perdonarle al Rey semejante afrenta. El Vicepresidente primero de la Mesa del parlamento catalán, Josep Costa no ha tenido ningún rubor en ver en ello una actitud beligerante, así ha dicho que  se trata de:  “un mensaje político de una hostilidad sin precedentes hacia todos los seguidores del Barça”.

Si bien consideran una provocación que el Rey llevase en su vestuario una corbata rojiblanca,  no consideran una provocación que los aficionados del Barcelona llevasen camisetas amarillas para reivindicar la libertad de los delincuentes golpistas presos, y por tanto les parece imperdonable que la policía retirase esas camisetas, tan imperdonable que ya se han encargado de difundirlo en los medios de prensa internacionales.