La guerra química en Siria… ¿Otro ataque de falsa bandera?

Según el Coronel Baños, el famoso analista militar habitual del programa de Iker Jiménez, Cuarto Milenio, (uno de los mayores y más importantes analistas geopolíticos a nivel mundial), todo pudo ser: Un ataque para salvar la cara de Trump, acosado por el último escándalo sexual”
Los rusos también ratifican esa opinión, y  existen videos,  (desconocemos si reales o no) en los que algunos actores habrían entrado en un hospital y realizado unos lavamientos con abundante agua, sobre niños, y poniéndoles aerosoles, al parecer, tras realizar la filmación se marcharon tan ilesos como habían llegado, pero con un estupendo material que legitimaría los posteriores ataques de americanos, franceses y británicos.
Algo parecido ocurrió con la invasión de Irak ordenada por Bill Clinton en el mismo momento del escándalo Lewinsky.
Pedro Baños ha ocupado posiciones de mando estratégico muy importantes en el seno de la OTAN, entre otras la de jefe de Contrainteligencia y Seguridad del Cuerpo de Ejército Europeo, en Estrasburgo y jefe del Área de Análisis Geopolítico del Ministerio de Defensa. Con lo cual … algo nos da la sensación que sabe del tema.

En un artículo en el diario “El Independiente” explicaba con más detalle las razones de este ataque.

 “El ataque con misiles efectuado en la noche del 13 al 14 de abril sobre Siria  por parte de Estados Unidos, Reino Unido y Francia no es más que un fake bombing, pura falsedad geopolítica disfrazada de fines humanitarios”.

Hubo que disfrazar el ataque, y justificarlo, dado que “la justificación para esta acción se basó en el más que discutible presunto ataque del gobierno de Bashar Assad con agresivos químicos -sus enemigos empezaron diciendo que era sarín y luego pasaron al cloro- contra la población civil de Guta Oriental, en las inmediaciones de Damasco, en días pasados. Desde la perspectiva de la pura estrategia militar, no tiene ningún sentido que el Ejército Árabe Sirio cometiera este error justo cuando estaba terminando de consolidar la conquista de esta estratégica zona”.

 “Bashar Assad iba ganando y, por tanto, no tenía ninguna necesidad táctica de recurrir a un procedimiento que sabía le podría generar graves perjuicios…más de un centenar de misiles lanzados desde los aviones F-15 y F-16 estadounidenses, los Tornado británicos y la moderna fragata multimisión francesa –la primera vez que empleaba misiles de crucero en una operación real- casi tres cuartas partes fueron interceptados o interferidos electrónicamente por las defensas sirio-rusas.Y el 25% restante que logró impactar en los objetivos previstos -añade el militar español- lo hizo sobre bases que habían sido previamente evacuadas, provocando así mínimos daños materiales –y afortunadamente, ninguna víctima mortal ni civil ni militar, según los últimos datos-“.

Las críticas han llovido, desde Marine Le Pen hasta la Iglesia Ortodoxa se han puesto radicalmente en contra de los bombardeos aliados sobre objetivos sirios.

 

Concluye el Coronel Baños:   “En definitiva, un fake bombing. No quedará más remedio que acostumbrarse a que nos sigan engañando, pues, por triste que sea y pena que den los sirios que lo sufren en primera persona, queda conflicto en Siria para rato. Hay demasiados intereses geopolíticos en juego”.

Desde luego si esto es real, una vez más merecemos que se lie una guerra atómica y que esto salte por los cuatro costados, porque al igual que en Sodoma y Gomorra, empieza a no haber un sólo “justo” que pueda salvarse.

Sé el primero en comentar en "La guerra química en Siria… ¿Otro ataque de falsa bandera?"

Deja un comentario