El patriota que ayer quitaba lazos amarillos con su moto, hoy lo hace con su furgoneta 155

Esta vez ha sido agredido, los pacíficos independentistas no han podido resistir más y tras fotografiarle en todas las posturas, y desde todas las distancias han llegado a agredirle con la cámara, pero nuestro héroe lejos de acobardarse les ha plantado cara, y es que estos cobardes sólo atacan en grupo. Por cierto, para qué querrían las fotografías, quizás para la persecución a la que someten a los discrepantes, siguiendo las pautas del más férreo estalinismo.

Dicen las malas lenguas que al patriota de LLavaneras le han quemado la moto. Desconocemos la realidad de esta afirmación, pero si eso es cierto hoy ha ido en furgoneta demostrando que nada le va a volver atrás, y que el no se refugia en ningún bastión, porque él es un bastión en sí mismo.