Los motivos de la denuncia del PP contra Mónica Oltra

El PP ha decidido pasar a la acción judicial en puertas de la precampaña electoral de los comicios autonómicos. Las secretaria general del Partido Popular de la Comunidad Valenciana, Eva Ortiz, ha defendido este sábado que el Grupo Popular en las Cortes valencianas “ha ejercido su responsabilidad de control” de la gestión del Consell y de los recursos públicos en la denuncia presentada a la Conselleria de Igualdad que dirige la vicepresidenta, Mónica Oltra, por un supuesto fraccionamiento de contratos en servicios de limpieza de centros sociales.

Según el PP, el continuado fraccionamiento del objeto de contratos administrativos es “práctica constante de la Conselleria” de Oltra y así ha sido “sistemáticamente” puesto de manifiesto por la Intervención de la Generalitat. Asegura que reiteradamente se ha contratado “por pequeños períodos y con las mismas empresas de servicios tales como el de limpieza de distintos centros sociales” siempre por importes inferiores a los límites del contrato menor (18.000 euros), pero fraccionados “en claro fraude de ley”.

El fraccionamiento de los contratos para evitar el proceso de licitación es práctica habitual de todas las administraciones. Hay una especie de “legitimidad” debida a la lentitud de los procesos administrativos, pero en el fondo de la cuestión suele estar la pereza de los administradores y el sentimiento de sentirse, impunemente, un poco “rey del mambo”.

El mayor problema es que esto que podríamos llamar corruptela abre la puerta a la corrupción: las empresas favorecidas por las adjudicaciones directas suelen ser generosas en los “regalos” o algún contacto bueno de los que adjudican.