Granados, además de chivata… impresentable

En el argot carcelario, que Granados ya debía haber aprendido, hay algunos términos que están muy mal vistos, quizás el peor de todos es que te puedan llamar perra chivata, desde ayer a Granados le podrán decir muchas cosas, perra chivata… también.

Malo es que cometas un delito, sólo o en compañía de “otros”, pero cuando a uno le pillan, el código de los delincuentes dice que se lo debe comer él, Pero a Granados le falta empaque para eso, y puestos a conseguir algún trato de favor, ha tirado de la manta y acusado de haber participado con él a otro montón de personas; a las que no ha acusado directamente, ha lanzado basura sobre ellos, para que su honorabilidad quedara en entredicho. Así ha mencionado a Cifuentes, a Ignacio González y … hasta a Esperanza Aguirre.
Eso no es de recibo, independientemente de que nosotros como somos muy crédulos estemos convencidos de que no miente, pero eso ya es por nuestrs inocencia demostrada.
No obstante, sea cual sea la verdad, lo que no se puede ser, es tan malvado, tan poco caballero, tan ruín, que en una declaracion sobre cuestiones económicas, vaya el “chota” y suelte además sin prueba alguna que Cristina Cifuentes e Ignacio González, tienen o han tenido supuestamente una relación sentimental. Un idilio secreto,la confidencia de dos amigos casados y con hijos.
Desconocemos si es real, ahí ni entramos, ni queremos hacerlo, pero que este tipejo, traicione (sea mentira, o sea verdad) a quienes fueron sus compañeros y amigos no es de recibo… y además no aporta nada en su defensa. Es … joder por joder.

Esas manifestaciones han causado un gran revuelo en la sala, a pesar de que Granados afirmaba que esa relación sentimental era conocida por todos.
Rápidamente Cifuentes ha asegurado que se querellará contra Granados, con fondos propios y sin pasar la factura de la asesoría juridica a las arcas del PP.

Desde luego con amigos así, ¿quién necesita enemigos?.

1 Comment on "Granados, además de chivata… impresentable"

  1. La gente, cuando se ve pérdida, acaba tirando de la manta… Y seguramente es el caso.
    Hay otra palabra, del argot delicuencial, que es “comerse el marrón”. Significa que un determinado acusado o preso, cuando han cometido uno o varios delitos entre varios, acepta ASUMIR TODAS LAS CULPAS, para librar a los otros de la responsabilidad delictiva.
    Es obvio que no es el caso de Granados, que no está dispuesto a COMERSE TODO EL MARRÓN.
    El PP solo tiene dos posibilidades: llegar a un pacto de no agresión con él, o liquidarle, pero de una forma civilizada, QUE PAREZCA UN ACCIDENTE.
    Hoy en día las ciencias han adelantado una barbaridad, y ya hay alrededor de una docena de muertos relacionados con el PP, en extrañas circunstancias, todos y cada uno de ellos…

Deja un comentario