¿A qué están jugando Puigdemont y ERC?

Carles Puigdemont y los miembros de ERC están jugando a dilatar los tiempos de la negociación para configurar la nueva Generalitat. Se aprovechan así del limbo jurídico en que el presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent, y los letrados de la cámara catalana han situado Cataluña. Sin que corra el plazo de dos meses para crear un Gobierno o convocar elecciones, las dos partes, por distintas razones, tienen más incentivos para seguir en conversaciones que para llegar a acuerdos definitivos.

Torrent tiene que mover ficha para no extralimitarse en el ejercicio sus funciones, pero está amparado, dicen los letrados, por la espera de la sentencia del TC. Es evidente que un simple president de Parlament, con cierta obligación de imparcialidad, no puede condicionar, de modo tan fuerte, la vida política en Cataluña.