Del colocarse y al loro de Tierno Galván, al Alcalde de Zaragoza aconsejando como hay que drogarse

Hace muchos años, el viejo profesor, el socialista Tierno Galván,  tuvo a bien decir a un montón  de gente joven que le escuchaba aquello de “a colocarse y al loro”. Ahora, el Alcalde podemita de Zaragoza, Alcalde gracias al PSOE, ha distribuido unos panfletos explicando la manera de drogarse menos dañina para terminar comparando las drogas con el paracetamol y, más o menos, justificar su consumo como una inveterada costumbre del ser humano a lo largo de la historia.

La tesis de la legalización de las drogas, tesis detrás de las que están estas salidas de pata de banco, se las trae. ¿El efecto idiotizador de las drogas se acaba si las venden en las farmacias? Intuimos que no. Si fuera así dejarían de ser drogas. ¿Deja de verse la voluntad de un sujeto mermada por la adicción si las drogas se venden en las farmacias? Intuimos que no.  Y como es mejor un hombre no idiotizado y con voluntad propia que uno idiotizado que depende de consumir una sustancia, parece que el Estado debe optar por la primera de las posibilidades y mantener la ilegalidad penal del tráfico y, en nuestra opinión, pasar a penalizar el consumo de drogas. Todo ello sin entrar si quiera en los graves problemas para la salud física que supone una adicción, ni en los problemas económicos que ésta supone aunque se vendieran más baratas en las farmacias.

Por otro lado, no compartimos la tesis de que no se pueden poner puertas al campo y evitar el consumo y el tráfico de drogas es imposible. Es imposible evitarlo por completo pero perfectamente posible evitarlo en muchísima mayor medida de lo que sucede en la actualidad donde las estadísticas al respecto de este asunto son , en España, demoledoras.

1 Comment on "Del colocarse y al loro de Tierno Galván, al Alcalde de Zaragoza aconsejando como hay que drogarse"

  1. Vivo en Zaragoza, y hace un tiempo se hicieron unos análisis de agua del Ebro, a su paso por Zaragoza, y se detectó la presencia de gran cantidad de restos de drogas, especialmente cocaína.
    Quiero decir con esto que no creo haya que fomentar la drogadicción en nuestra ciudad, ni mucho menos.
    De cualquier forma, el “mini alcalde” que tenemos es un hombre acomplejado, al que el cargo le viene grande, muy grande, y que es una veleta en manos de los podemistas…

Comments are closed.