Los españoles no queremos a Piqué con España

Cuando el pueblo español reacciona bien, nadie le escucha. Es más, intentan desesperadamente corregirlo. Cuando el pueblo grita “Puigdemont a prisión”, Borrell, miembro de un PSC filoseparatista, es invitado a intervenir en una manifestación españolista para corregir al pueblo y decirle que gritar “Puigdemont a prisión” es un error. ¿No debería Borrell antes preocuparse de corregir al PSC? Cuando el pueblo pita a Piqué, no hay periodista deportivo, bueno hay uno Juan Manuel Rodríguez,   que no se afane en decir que eso no es lo correcto.

¿No es esto una democracia? ¿No ha dicho el pueblo que Puigdemont a la cárcel y que Piqué fuera de la selección española de fútbol? También los malagueños, en el partido del sábado contra Costa Rica,  han pedido,  silbando a Gerardete, que Gerardete vea los partidos de España en el sofá de su casa,  con Shakira y  comiendo pipas.

Lo políticamente correcto es axfisiante. Lo que los políticamente correcto llaman totalitario hoy es, precisamente, lo políticamente correcto. Lo impregna todo, lo vigila todo, lo corrige todo y para el que no lo sigue hay consecuencias, hay una especie de persecución que lo margina, cuanto menos, que lo hiere civilmente. Para muchos ha sido y es la muerte civil. ¿Alguien se imagina a un actor, un cantante, un periodista, un político diciendo según que cosas?