Los españoles sacrificados por el PP por el escrache de Blanquerna

En el año 2013, el año  de los escraches,  se creó la expectativa de que todos los españoles son iguales ante la ley y todos los españoles, independientemente de sus ideas políticas, podían hacer escraches con la misma libertad e impunidad que si fueran de izquierdas o de izquierdas y separatistas.  Falso.

Si haces un escrache y eres de izquierdas o separatista no sólo no eres detenido si no que ni siquiera se abre causa penal alguna contra ti. Es libertad de expresión. ¿Y si no eres de izquierdas, ni separatista y enarbolas banderas de España? En ese caso, se te detiene en la noche del día del escrache, se te abre un procedimiento penal y, finalmente, el Supremo, órgano judicial nombrado por políticos,  dicta una Sentencia que multiplica  por ocho la dictada en primera instancia y  medida a la perfección para que no haya forma de evitar la prisión ni con la remisión condicional ordinaria, ni con la extraordinaria. Es el caso de los encausados por el escrache en la Librería separatista, como todo lo  actualmente dependiente de la  Generalidad,  Blanquerna.  En definitiva, si eres de izquierdas o de izquierdas y separatista y haces un escrache ejerces la libertad de expresión y aquí no ha pasado nada. Si enarbolas una bandera de España en el escrache son más de 4 años de prisión.

¿Fueron sacrificados por el PP,  para contentar a los siempre mal contentos y separatistas  de la Generalidad, los españoles del escrache de Blanquerna? Si el Gobierno del PP tuviera el más mínimo sentido de la justicia aplicaría el indulto,  hasta de oficio, lo  que no sé si se puede hacer o no.  Si no se puede, que se abra un periodo de diálogo y negociaciones, se busque el entendimiento y la concordia,  y se cambie la ley.  ¿O para que esto de las negociaciones y le diálogo  suceda hay que amenazar con el chantaje de la movilización y la violencia en la calle?