¿Por España, por la democracia, por la Constitución?

El relato gubernamental habla mucho del atentado de Puigdemont contra la democracia y la Constitución o la ley.  El argumentario pepero repite incansable que Puigdemont se ha saltado la ley y que, por lo tanto, no es un demócrata o que en Cataluña se votó la constitución lo cual implica a Cataluña en la actual democracia.

Parece, pues, que si en España no hubiera un sistema democrático o en Cataluña se hubiera votado negativamente a la Constitución, Cataluña tendría derecho a la independencia.

Lo que no le contesta el dichoso Partido Popular, cuyo último mejor servicio a España sería disolverse después de pedir perdón por llevarnos a esta situación política y por el pastizal que se han  repartido en concepto de corrupción, es que Cataluña es España y que, por ello, con Constitución o sin ella, con democracia o sin ella y aunque España la gobernara la misma reencarnación de Pol Pot,   Cataluña es una parte de España, una nación indivisible y soberana cuya indivisibilidad y soberanía afecta tanto a Cataluña como  a Soria. ¿Por qué el PP no entra en esa discusión, levanta la alfombra de todas las mentiras del independentismo catalán y planta las verdades de la nación española?