Meritorio triunfo del Madrid en el difícil campo del Fuenlabrada. La madre que los parió.

Dos goles a cero no es un mal resultado. Si se juega bien al fútbol, incluso con el Fuenla, es un buen resultado. Pero dos goles a cero con el partidito que se han marcado los de Zidane, como diría Trillo, manda huevos.

A jugadores como Asensio o Ceballos ya hay que pedirles más. A Lucas Vázquez también aunque está en una rachita, ya un poco larga, que tela marinera.  Nacho cumplidor y los demás jugando acelerados cuando no toca y lentorros cuando toca jugar rápido.

Por cierto, los dos goles del Madrid fueron de penalti. Ninguno de los dos lo fue. Hay una imagen en la que hasta Theo parece disculparse con los jugadores del Fuenla como diciendo que no es culpa suya que el árbitro sea malo.   La expulsión de Vallejo tampoco fue expulsión. Vamos,  que el árbitro se exhibió.