Puigdemont trata de evitar la aplicación del artículo 155, pero ERC, la CUP y un sector del PDeCAT exige “república ahora”

En medio de la confusión, enormes presiones, tanto externas como de su propio partido y de consejeros de su gobierno, parece que Puigdemont ha apostado por las elecciones, que, desde su punto de vista, sería la única manera de que el Gobierno no aplique las consecuencias del artículo 155 de la Constitución.

El Gobierno está a la espera de ver qué dice y cómo lo dice Puigdemont en su declaración institucional. Pero recuerda que unas elecciones por sí solas no valen. Tiene que haber vuelta a la legalidad, informa Mariano Calleja.

Mientras tanto, el enfado de ERC, la CUP y un sector del PDeCAT es monumental.

Hay una urgencia: obedecer lo que el pueblo ha mandado. Seguimos defendiendo mandato del 1 de octubre. Convocar elecciones significa retroceder. No obedecer lo que las urnas expresaron” en el referéndum ilegal, ha señalado la CUP.

Puigdemont prevé «en principio» comparecer finalmente por la tarde desde el Palau de la Generalitat -según fuentes del Govern-, donde puede hacer público al fin el anuncio de elecciones salvo giro inesperado.