Los independentistas que desobedecieron reiteradamente al Constitucional, acuden a este Tribunal en Amparo, para paralizar el 155.

Los rebeldes de la normativa contenida en la Constitución, y sobre todo del art. 155, acuden al propio Tribunal que desobedecen para que paralice  la aplicación del propio 155 y su paralización en el Senado.   Si no fuese tan triste, sería para troncharse, pero la cuestión es tan seria, que no hace ni la más mínima gracia.  Total… si fallan en contra siguen desobedeciendo, si a favor de paralizarlo ganan… Nunca pierden.

Dicen que parte del contenido de las medidas que quiere tomar el  Gobierno, y más en concreto la sustitución de cargos electos, no se ajusta a la Constitución.

Pero más allá de la tramitación, el recurso de amparo al TC también esgrime razones de fondo. Cleries ha subrayado que no sólo se trata de que los trámites en el Senado hayan sido irregulares, sino que “el contenido que propone el Gobierno no se adecua a la propia Constitución”. A su juicio, el 155 permite al Gobierno “dar instrucciones” a cualquier autoridad de la comunidad autónoma, pero no “suprimir cargos electos, elegidos por los ciudadanos”. De esta forma, ha sentenciado que “se suspende la democracia en Catalunya” porque “los cargos electos, se los cargan a todos”.

Preguntados sobre si reconocen la autoridad del Tribunal Constitucional que tantas veces han acusado de parcialidad, los grupos independentistas han argumentado que no tienen otra instancia a la que ”llamar a la puerta” y que “acudiremos donde haga falta”, ha dicho Cortès, para defender sus “derechos”.

Carlitos Puigdemont,  por su parte, acaba de hacer público que no acudirá a defender esas posibles alegaciones, ni el Jueves en comisión ni el viernes en el pleno, donde  si nadie lo remedia se ratificarán las medidas excepcionales acordadas.

portada