Porque no viene mal recordarlo: el patrimonio artístico que destruyeron los rojos

Quiero que todos mis artículos en EL MURO sean de carácter histórico y sirvan para defender  la figura mas denostada en este Sistema por los “rojos” porque así se les llamaba y así orgullosamente se autodenominan en la actualidad.

Como su superioridad moral, les hace erigirse en defensores de la cultura y el arte quería dejar constancia escrita de lo que destrozaron en la guerra y no por causa de ella, si no porque sí, porque “semos así de cultos”.

Ya fueron los franceses en su “Guerra de la Independencia” los primeros saqueadores del rico Patrimonio Artístico español y más tarde Mendizábal, pero el capítulo más grave y por supuesto reciente es el de los rojos en nuestra contienda.

No es partidista decir que donde veamos una Iglesia con sus tesoros artísticos conservados íntegramente, podéis asegurar en cualquier examen de Historia que ese pueblo estuvo desde el inicio en manos de la zona Nacional.

Los rojos tenían y tienen odio a la Iglesia y por ello quemaban indiscriminadamente retablos, mutilaban a los Santos, fusilaban Cristos y Vírgenes, rasgaban lienzos y por supuesto, mataban obispos y curas por el mero hecho de estar suscritos a la Hoja Parroquial.

Como por consejo de la dirección no debo extenderme mucho intentaré resumirlo o dividirlo en dos capítulos. Vamos a ello:

  • Iglesia de San Andrés en Madrid. Destrucción total.
  • Iglesia de San Cayetano. Destrucción total
  • La Iglesia de los Irlandeses en la Calle Humilladero. Destrucción total
  • La Ermita Virgen del Puerto. Hoy restaurada.
  • La Catedral de San Isidro. Arrasada casi totalmente
  • La Parroquia de San Luis Obispo en la Calle Montera de la que solo se conservó la puerta
  • Iglesia de las mercedarias descalzas en la calle Valverde
  • La Iglesia de las Capuchinas en la Plaza del Conde Toreno
  • El Convento de las arrepentidas

Resumen muy resumido de Madrid. Hacerlo detalladamente y pormenorizado del resto de ciudades y pueblos de España, créanme, da para un libro, el cual anoto en mi mente editorial. Como digo inmenso trabajo, pero hay que destacar: Toledo, el cual creo que está por encima de Madrid en cuanto al valor de lo destrozado.

Como me temía no hay otra cosa que dividirlo en dos este artículo y en el próximo hablaremos de obras de arte y del intento de expolio del Museo del Prado con responsabilidad mayor o menos de los directores del Museo: Ramón Pérez de Ayala, Francisco Javier Sánchez Cantón y Pablo Picasso… si, el del bombardeo, el cual por cierto,  que ni apareció por Madrid para visitar el Museo que “dirigía”.

Continuará… lamentablemente.

Álvaro Romero