Ojalá nos equivoquemos, pero habrá derramamiento de sangre en Cataluña

Se veía venir,  España no puede dar marcha atrás, porque tiene que hacer que se cumpla la ley, la única forma de parar esta espiral está en manos de la Generalidad, que ha sido la que ha pretendido echar abajo la democracia, con un Golpe de Estado revestido de democracia.  Ya “The Times” recoge el serio aviso de Íñigo Méndez de Vigo, Portavoz del Gobierno.

En una entrevista realizada en este medio Británico, el portavoz del gobierno,  ha manifestado que usará la fuerza en Cataluña, si hay desobediencia. Manifiesta que aunque no quiere que haya violencia ha de obedecerse a la ley. Uno de los mayores puntos de fricción lo supondrán los Mossos, ya que entre 17.000 hombres, seguramente habrá un grupo importante de sediciosos incondicionales, que se nieguen a obedecer al Ministerio del Interior del que pasarán a depender.

Se ha  de reemplazar como medida urgente a los mandos actuales de los Mossos, que constituyen una auténtica policía política, con un número importante de efectivos, sobre todo mandos, desleales a España… ¡Y armados! De momento un colectivo afiliado a partidos independentistas compuesto por unos trescientos individuos ha manifestado su intención de no plegarse a las directrices del gobierno y no obedecer más soberanía que la de la Generalidad. No seamos hipócritas, y miremos la situación desde la lógica: con el radicalismo desde el que se ha hecho gala desde algunos puntos de Cataluña, algunas decenas de muertos no serán descartables.

Dios quiera que nos equivoquemos.

ejercito-cat_PLYIMA20170915_0015_5