El apoyo de Podemos a los separatistas

pablo-iglesias-cierre-campana-podemos-efe-1

Se puede perder el norte, pero no hasta este punto; ¡Cuánta villanía!, calificar la aplicación del art. 155 de nuestra Constitución, como un Golpe de Estado, nos hace pensar de manera inmediata en otro golpe, el que todos estos tiparracos se dieron en la cabeza cuando eran niños. Y que les ha descompensado el crecimiento, retardando el crecimiento cerebral, y aumentando el de la malababa.

El único golpe de Estado es el que se hizo en el Parlament, cuando se votaron las leyes de desconexión, sin la Oposición en sus escaños; fue un golpe de Estado la celebración de una votación prohibida por el Constitucional, con connivencia de la propia Policía Autonómica y los medios de comunicación, que deben ser juzgados como colaboradores necesarios para la comisión de un delito. Es un golpe de Estado la proclamación de los resultados, y el advenimiento de la República Catalana, por mucho que quedase en suspenso a los 8 segundos, y es un golpe de estado la amenaza constante con la DIU.

Por cierto que apoyar una manifestación donde se presiona al Poder Judicial exigiendo  que  se libere a los detenidos, no es ejercer la libertad, sino coartarla; cometiendo una injerencia contra el Principio Democrático de la Separación de Poderes,  seguramente penalizable. Toma nota Colau.