La solución para Cataluña no pinta bien

Art. 155 breve y  suave, es decir, art. 155 inútil. Es posible que en este asalto haya hasta suerte, que no buena gestión política del PP, y el separatismo no consiga la independencia. Simplemente su posición de partida era muy difícil. Sin embargo,  la sensación es que, en cualquier caso, el separatismo quedará  muy bien colocado para el próximo asalto.

Intervenir para que todo se arregle con una elecciones autonómicas, dando por bueno que al final esas elecciones se celebren con normalidad y hasta que den la victoria a la suma de los partidos constitucionalistas, no supone cambio alguno en el fondo del asunto.  En Cataluña seguirá existiendo vivo todo el caldo de cultivo necesario para el crecimiento del   independentismo y entre los que no son separatistas habrá cierta desmoralización pues se habrán señalado para seguir sufriendo la misma o peor represión separatista que la soportada hasta ahora. No se va a cambiar la educación, seguirán funcionando los mozos y mozas de escuadra,   todo seguirá igual para acceder a empleos en todos los sectores de la función pública y todo seguirá igual en los medios de comunicación. El próximo asalto, de ganarse este, se perderá.