Mónica Oltra: ¿las pía por un escrache?

Probablemente no sea lo más afortunado plantarse en la casa particular de alguien a la hora de la cena con niños en casa y liarla un poco. Muy poco.  Y Mónica Oltra tiene razón en eso de que primero le ha tocado a ella y luego le puede tocar a cualquiera salvo en un detalle: no ha sido a ella a quien le tocó primero.

La izquierda y el separatismo hacen escraches desde hace años de forma cotidiana. Tienen la suerte de que judicialmente hablando gozan de patente de corso, es decir, están exentos de la aplicación de la ley. Siendo Mónica Oltra de extrema izquierda,  socia de Podemos, y catalanista separatista en Valencia,  traidora, por lo tanto,  a España y a Valencia, quejarse de un escrache suena a falta de deportividad. Ya es hora de que os toque porque, si no, la izquierda y los separatistas, no el fascismo, os apoderaréis de todo. Hay que pararos.