Los Jorges no son presos políticos. Trapero es un libre político

E5C8F498-87FC-4BAD-89CA-E96F24AB8402.jpeg

​La entrada en prisión provisional de los dirigentes de ANC y OC se ajusta a derecho y tiene además una lógica aplastante. Estas dos organizaciones están siendo las movilizadoras de un proceso revolucionario destinado a romper la unidad de España. Es verdad que no lo hacen de forma armada pero si lo mediante movilizaciones alegales siempre e ilegales muchas veces para enfrentarlas al estado de derecho, la ley, los jueces y la policía. Su entrada en prisión provisional se justifica en evitar que esto siga siendo así, es decir, en que puedan seguir delinquiendo.


​Lo que no es tan lógico es la libertad de Trapero. La razón para la libertad de Trapero tiene que ser política. Trapero es, en estos momentos, un libre político.

Trapero está al mando de 17.000 hombres armados cuya conducta pasiva a la hora de hacer cumplir la Ley ha sido evidente. Parece que no se han tenido en cuenta, todavía, los hechos del 1 de Octubre y solo se está investigando un hecho anterior. Pero cuando la justicia, inadmisiblemente lenta, tenga a bien ponerse al día lo que Trapero no hizo e hizo el 1 de Octubre exige su inmediato ingreso en prisión. Esperemos que en el tiempo que los jueces tarden en enterarse de lo que está pasando en España, Trapero no tenga la ocasión de liar una muy gorda. Con 17.000 pistolas no es prudente dejar suelto un delincuente, en cima, en mitad de la ejecución del delito.