La victimización como recurso recurrente

La Generalidad de Cataluña,  además de cobarde es acusica.  Sabedora de que el camino del Proceso de rebelión les está saliendo mal, que los compañeros de ruta en el mismo están peleados, y que las empresas catalanas en contra de lo que habían previsto se les están yendo al grito de  marica el último (dicho esto último sin tono homófobo alguno).

Han decidido como parte de la estrategia del Prucess que la victimización es una de sus mejores bazas.  Por eso provocaron a la policía el pasado día 1 de Octubre con acciones insultantes, pero no abiertamente violentas, escupitajos, insultos, etc. Acciones de baja intensidad tendentes a provocar las iras de los represores, a fin de obtener imágenes que a través de su Goebeliano sistema de propaganda, dieran la vuelta al mundo.  Por eso los claveles, por eso la “revolución de las sonrisas” por eso la protesta quejosa y plañidera de queremos votar, queremos votar.  Todo dirigido a que la opinión internacional valide sus peticiones, las peticiones de un pueblo que clama por su libertad, sometido y reprimido por un régimen dictatorial de un País llamado España que difícilmente es merecedor de estar en una Europa defensora de los derechos humanos.   ¡ Cuanto Teatro !

Hoy intentarán jugar sus mejores bazas, todo les vale.  La detención de Trapero, la aplicación del art. 155. el procesamiento de Puigdemonio, cualquier cosa les permitirá llamar entre fingidas lágrimas a Mama Europa al grito de “el Chache me ha pegado.”