El artículo 155

La panacea, todo el mundo habla de él, pero pocos saben lo que significa, en la cola del supermercado, tomando el cafetito matinal en la barra del bar, o cambiando el aceite del coche, de repente todo el mundo se ha vuelto leguleyo, y repiten en cansina cantinela, tenían que aplicar ya el art. 155. Y efectivamente deberían de aplicarlo, pero no ahora, hace mucho, que debería estar aplicado dicho artículo, hace mucho que el Gobierno de la Nación debería haber retirado competencias a aquellas Comunidades Autónomas que saltándose toda lógica y con una absoluta deslealtad constitucional, rayana en la traición, han hecho un fraude similar al que realiza aquel administrador, al que se le dejaron nuestros caudales a su cuidado, y se apropió indebidamente de ellos para su propio beneficio, orinándose en la confianza que le diera el legítimo propietario de los bienes.

Aplicación del art. 155. Sí, porqué no, pero ahora ya no basta con eso, ahora además del art. 155 hay que aplicar otro montón de artículos del Código Penal, Desobediencia, malversación, prevaricación, sedición, Rebelión. Ahora más pronto que tarde es necesario que el Estado de Derecho, utilice sus más legítimas bazas para defender su razón de ser, que ojo… no es la Democracia, sino la esencia misma de la Patria. – La Democracia ha de ser sólo la herramienta, (que no es poco), que nos permita aplicar la legislación vigente, el derecho positivo, y legislar si fuese necesario para aplicar cuantas medidas jurídicas y coercitivas fuesen necesarias para atajar la situación que se acaba de dar, así como cualesquiera otras que pudiesen volver a producirse.

Es necesario amputar antes de que la negra gangrena se adueñe del resto del cuerpo y los enemigos de España ante la inacción del Gobierno, puedan poner sus sucias manos, (ahora sí), en los pilares mismos de nuestra Nación, agitando sus cimientos y pretendiendo que caiga hecha añicos, aquella de la que nos sentimos orgullosos.

Giacomo Nerone