Su libertad, supone nuestra prisión. Nuestra desaparición. Por Javier García Isac

La obsesión por una profanación no es casual. La cultura de la muerte que tanto gusta a la izquierda de este país, se enmarca dentro un plan trazado, cuya finalidad última es sacar del debate cuestiones y hechos, que debemos asumir, si queremos ser unos buenos demócratas.

Sacar a Franco del Valle de los Caídos, el acercamiento de presos de eta a cárceles de vascongadas, las prebendas y los favores a los que ponen en duda España, la comprensión hacia todos aquellos que desean borrar nuestra identidad y nuestras tradiciones cristianas, está dentro de lo que se exige a todo aquel que no desee una muerte civil. Huir de aquellos que para encubrir una imposición, lo hacen en nombre de la democracia, de aquellos que desean obligarnos a aceptar como normales comportamientos que no lo son, o incluso a poner en duda nuestros propios principios y valores, diciendo que es libertad. Mienten. Su libertad, supone nuestra prisión. Nuestra desaparición.

Primero la profanación del cuerpo de Franco, después la rehabilitación de asesinos y criminales, incluso que nadie se extrañe de que también se rehabilite a algún ex juez prevaricador, a continuación ataques a la educación católica en las escuelas, quitando de valor cualquier enseñanza cristiana y apartando a los católicos de la vida pública. La cosa no terminara aquí. Comenzaran las ilegalizaciones de partidos, asociaciones o incluso medios de comunicación molestos. Se revisara la historia y se ajustara milimétricamente a la nueva visión que se desea proyectar. Se borraran calles, hechos y hazañas. Se controlara el presente, para controlar el futuro. Y todo ello se hará en nombre de la libertad y de la democracia.

Definitivamente, nos esperan tiempos difíciles. Nos acercamos a la culminación del plan trazado en el 78. Con una constitución incapaz de dar respuesta a los problemas de la sociedad actual, que dice una cosa y la contraria en apenas unos artículos de diferencia, con organismos nacionales desprestigiados y que ya no simbolizan la unidad de nada, más que de intereses propios, con un ejército que hace ya mucho tiempo desapareció, con un parlamento en manos de políticos desleales y al servicio de no se sabe muy bien que o quiénes.

El estado autonómico, la amnistía del 77, la partitocracia, la supremacía de unas regiones sobre otras, la anulación de la identidad nacional, nuestra deuda pública, el desmantelamiento del estado social, la cristiano fobia, la imposición de las leyes de ideología de género, el aborto, la eutanasia, las reformas educativas, el revisionismo histórico, nuestra incorporación en la unión europea, la cesión continua de soberanía, el reconocimiento de sentencias dictadas por tribunales extranjeros, una inmigración descontrolada y formada por sujetos con nula intención de integrarse, el invierno demográfico, son solo algunos de los instrumentos utilizados para culminar lo que se inicio en 1931, y que se trunco con el alzamiento nacional de 1936 por aquellos que no estaban dispuestos a dejarse matar, a dejarse asesinar.

El proceso actual ha sido más lento, pero más inteligente. Estamos siendo cocinados a fuego lento, despacito para no darnos cuenta. Todo desarrollado de forma sigilosa. Ahora entienden que la fruta está madura. El trabajo soterrado de estos años no ha sido en balde. Muchos han sido los colaboradores para llegar a este punto, la mayoría de ellos, sin saberlo, sin ni siquiera imaginarse que estaban siendo utilizados. Ahora ya es tarde para exigir responsabilidades. Es momento de unidad de acción, de unidad en la contundencia, de unidad en la respuesta. El que no se de cuenta de lo que está pasando, es que es colaborador de aquellos que desean que España tal y como la conocemos, desaparezca. Debemos actuar, antes de que pongan la tapa a la cacerola de la que luego ya no podremos salir.

1 Comentario

  1. Gran artículo. Yo tengo el presentimiento de que van a hacerlo con nocturnidad y alevosía, cualquiera de estas madrugadas, antes del 18 o incluso el 18 de julio

Comentarios cerrados.